Mejor época para viajar a Eslovenia

Tienes pensado hacer una escapada a este precioso país, a continuación te doy una serie de consejos para que elijas la mejor época para viajar a Eslovenia.

Eslovenia se está convirtiendo en una joya europea con interesantes actividades y excursiones culturales en cualquier época del año.

Liubliana y el lago Bled son merecedores de una visita en cualquier época del año, pero hay mucho más que ver y hacer en este pequeño pero versátil país, y mucho depende del clima. Tanto si tiene ganas de sol y mar, nieve en polvo o una escapada tranquila y sin multitudes, cada turista encontrará su momento ideal para visitar Eslovenia.

Con sus paisajes de cuento de hadas y su combinación única de sol mediterráneo y los nevados Alpes, Eslovenia es un destino maravilloso durante todo el año.

El verano es la época más concurrida para hacer turismo, pero también es la época en la que se pueden disfrutar al máximo los hermosos lagos, ríos y la costa adriática de Eslovenia.

El otoño es una época en la que el follaje es impresionante y las temperaturas suaves son ideales para practicar senderismo (aquí encontraras más información sobre la mejor época para viajar a los Alpes eslovenos, el paraíso de los excursionistas).

Los meses más fríos traen consigo gran cantidad de nieve, lo que atrae en masa a los aficionados al esquí a las montañas. Pero si lo que realmente quieres es evitar las multitudes, haz tu viaje en primavera, ya que es la época mejor época para viajar a Eslovenia si lo que quieres es tranquilidad para explorar las maravillas naturales y los castillos medievales de Eslovenia.

Eslovenia en verano

Alpes Julianos

De junio a agosto es la temporada más popular para visitar Eslovenia, aunque está relativamente poco congestionada en comparación con otros lugares del Mediterráneo. Liubliana cobra vida durante los meses de verano, cuando los lugareños acuden en masa a los cafés al aire libre y hacen picnics en los parques o junto al río Liubliana. También es el momento perfecto para nadar en el lago Bled, explorar las cascadas o hacer rafting en el río Soca, de color verde esmeralda. De hecho, todo el valle de Soca es perfecto para practicar deportes de aventura como barranquismo, kayak y tirolesa.

Los hoteles se llenan muy rápido en las zonas de Bled y Lake Bohinj, la capital y en ciudades costeras como Piran en esta época del año, así que asegúrate de reservar con antelación suficiente.

Las temperaturas pueden alcanzar los 26ºC en muchas áreas, y mientras la mayor parte del verano es bastante soleado y húmedo, hay que estar preparado para lluvias ocasionales y tormentas. La región alpina del norte se mantiene más fresca y confortable, lo que permite una perfecta escapada del calor de la ciudad.

Eslovenia en otoño

El colorido follaje otoñal de Eslovenia es lo suficientemente bello como para rivalizar con el de Nueva Inglaterra, lo que hace que el paisaje, ya de por sí impresionante, sea aún más llamativo. Los espectaculares bosques de la montaña son especialmente coloridos con tonalidades rojas, amarillas y anaranjadas. Los precios comienzan a bajar en el otoño, a medida que las temperaturas bajan y las multitudes disminuyen. Todavía hace suficiente calor para nadar en septiembre, pero octubre trae el aire fresco del otoño y la niebla de la mañana.

De principios a mediados de otoño es el momento ideal para hacer senderismo en lugares como el Parque Nacional de Triglav (uno de los mejores lugares para visitar en Eslovenia) o para hacer un tour turístico por los fantásticos viñedos del oeste de Eslovenia durante la temporada de la cosecha. Aunque los días son más cortos, todavía hay mucho que hacer y ver en Liubliana, y es un buen momento para visitar algunos de los muchos castillos medievales de Eslovenia sin tener que hacer largas colas.

Eslovenia en invierno

Eslovenia se convierte en un paraíso invernal de diciembre a marzo, con un incremento significativo del número de turistas durante la temporada de vacaciones.

Mientras que algunas de las principales áreas de interés en las ciudades más pequeñas pueden tener horarios limitados o incluso estar cerradas durante la temporada, el verdadero atractivo en invierno es el esquí. Eslovenia tiene una gran cantidad de magníficas estaciones de esquí en los Alpes Julianos que brindan a las estaciones más caras y extravagantes de toda Europa una carrera por su dinero.

Todavía hay mucho que hacer aunque no esquíes. Las temperaturas diurnas pueden descender por debajo de los cero grados, y la zona se encuentra nevada durante gran parte de la temporada. Pero esto hace que actividades como el trineo, el snowshoeing, o el patinaje sobre hielo sean excelentes opciones. El invierno también es un buen momento para visitar las numerosas cuevas de Eslovenia. En el interior se mantiene una temperatura constante y la mayoría de las estaciones de esquí están abiertas al público durante todo el año. Los mercados navideños de Liubliana son encantadores y no puedes descartar un viaje a los pintorescos pueblos de la costa, donde el clima invernal es mucho más suave.

Eslovenia en primavera

Todavía no hace suficiente calor para nadar, y ya no hace suficiente frío para esquiar, pero la primavera es la mejor época para viajar a Eslovenia si lo que quieres es evitar las multitudes. El clima de marzo a mayo puede ser algo inestable, y a principios de la primavera puede ser especialmente lluvioso. Pero en mayo, el clima es suave y perfecto para las aventuras al aire libre. El deshielo hace que el rafting en aguas bravas sea una gran opción en esta época, o encontrar paz y tranquilidad en las rutas de senderismo. Podrás pasear en bicicleta por los magníficos valles verdes con flores silvestres en plena floración, o bien pasear por las calles de Liubliana. Muchas de las atracciones cerradas durante el invierno comenzarán a inaugurarse a finales de la primavera, como las cuevas que se encuentran debajo del castillo de Predjama, pero los precios de estos no subirán hasta mediados de junio.

Aspectos a tener en cuenta

Para un país del tamaño de Nueva Jersey, Eslovenia tiene un clima muy variado en tres zonas bien diferenciadas, algo que hay que tener en cuenta a la hora de planificar tus propias vacaciones. En las montañas del norte se caracteriza por un clima alpino suave, con inviernos más largos y fríos que en el resto del país. Sin embargo, los veranos son cálidos y ofrecen temperaturas ligeramente más frescas para escapar del calor del verano de otros destinos. Las tierras bajas del interior (incluida Liubliana) tienen un clima continental, con veranos calurosos e inviernos fríos. Al oeste, disfrutarás de un soleado clima sub-mediterráneo en la costa, con inviernos suaves y confortables.

Aunque hay muchas actividades para mantenerte ocupado durante todo el año, la mejor época para viajar a Eslovenia depende de las actividades que te gustaría hacer y de tus preferencias climáticas. El lago Bled encabeza la lista de sitios de visita obligada en Eslovenia y es accesible en cualquier época del año. Si no eres esquiador, tendrás más opciones para elegir entre abril y octubre, ya que algunos de los puertos de montaña y atracciones permanecerán cerrados durante el invierno. Pero con los variados climas de Eslovenia y sus abundantes atractivos concentrados en una pequeña área, seguro que disfrutarás de tu estancia sin que te importe el clima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *